¿Hay más ratones en Santiago?

Natalia Heusser

Martes 28 de junio de 2016

Entre un 10 y un 75 por ciento ha aumentado la demanda por empresas de control de plagas. Obras de construcción y el invierno hacen que animales busquen nuevos refugios.

Una dueña de casa de Providencia solicitó los servicios de Controlling para erradicar una plaga. Fernando Teran, representante técnico de la empresa, contó que el problema comenzó porque a la mujer se le perdieron unas galletas.

“Ella culpaba a su marido de goloso, pero empezó a encontrar los envases botados en cualquier parte de la casa. Recién ahí sospechó de la invasión de roedores. Uno de los técnicos en terreno fue a visitar el domicilio y efectivamente había un roedor que ingresaba a la despensa por un pequeño orificio que estaba detrás de un mueble. El animal era muy selectivo porque sólo comía ese tipo de galletas”, dijo a La Hora.

Teran señaló que en invierno esta especie se hace más visible, ya que busca refugio y calor para anidar, acercándose a los centros urbanos. “En el último año ha aumentado la cantidad de desratizaciones en un 20 por ciento, sobre todo en la zona de la periferia de Santiago, como Lo Barnechea, Chicureo, Colina y Maipú. Esto se debe a que se han hecho construcciones en sectores donde habitan roedores”, explica.

Santiago, al igual que muchas capitales del mundo, cuenta con una gran cantidad de roedores, los que se pueden diferenciar en tres tipos. Los ratones comunes (Mus musculus), la rata negra (Rattus rattus) y el guarén (Rattus norvegicus).

12.5 ratones por persona habían en Santiago a comienzos del año 2000.

Para hacerse una idea sobre su proliferación, una rata puede llegar a tener hasta ocho camadas por año y en cada una de ellas nacen hasta diez crías.

A comienzos de la década del 2000 el profesor de la Universidad de Chile y médico veterinario, Pedro Cattan, hizo un estudio para saber cuántas ratas habían en Santiago. En ese entonces, a través de trampas, se contabilizaron 12,5 roedores por habitante.

“Fue difícil hacer la investigación porque había que explicarle a la gente lo que queríamos hacer y pocos estaban dispuestos a ayudar. Hoy existen otras prioridades y faltan recursos para actualizar esta información que es muy importante”, dice Cattan.

“Este es un tema de salud pública, porque estos animales pueden generar plagas y problemas. En estos años, donde cada vez aparecen más enfermedades nuevas, no somos capaces de determinar si los ratones son portadores de otras patologías que pueden afectar a la población”, afirmó.

Las lluvias y los movimientos de tierra para urbanización hacen que estos animales busquen nuevos lugares donde refugiarse, lo que provoca estragos en casas particulares, según aclaró Ximena Márquez, gerenta general de www.matabichos.cl.

Al mes, reciben cerca de 1.500 solicitudes de desratización, los que se concentran en Lampa, Paine y Buin. “En el último año han aumentado en un 10 por ciento los llamados para este servicio. Esto se debe a que se está edificando en áreas donde los roedores estaban tranquilos”, dijo.

Por otra parte, el trabajo de Carol Ballen, gerenta de operaciones de www.todoplagas.cl, se sitúa en el sector oriente.

“En los últimos dos años ha sido explosivo el aumento de servicios por plagas de ratones”.

Carol Ballen, gerenta de operaciones de www.todoplagas.cl.

“En los últimos dos años ha sido explosivo el aumento de servicios por plagas de ratones, el que ha crecido en un 75%. Tenemos por lo menos uno al día y se debe a las demoliciones, a las alcantarillas y al acopio de basura”, especificó.

Ruidos en los techos y despensas saqueadas son las principales quejas que recibe la empresa Ratas & Bichos Ltda. “Más que nada los ratones generan miedo y preocupación. En los barrios antiguos encuentran refugio en las construcciones en deterioro. También están presentes donde se construye y se mueva tierra, como en los piques del Metro, donde se destruye el hábitat de ellos y se ven forzados a migrar hacia los alrededores”, aseveró Gerardo Díaz, representante técnico de la compañía.

Claudio Vargas, gerente de operaciones de Truly Nolen, llamó a ser cuidadosos en las casas para evitar plagas. “Los roedores proliferan cuando existe alimento, agua y refugio para desarrollarse. Han vivido por muchos años con el hombre y son las propias personas las que les permiten el crecimiento poblacional con el mal manejo de los residuos domiciliarios, almacenamiento de alimentos inadecuados y condiciones de refugios tales como acumulación de escombros”, sostiene.

También están presentes en los parques y en el Metro

Jorge Twyman, subdirector del Centro de Estudio y Manejo de Plagas de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Chile, señaló que en el corazón de Santiago hay muchos subterráneos, microbasurales y movimientos de tierra producto de la construcción del Metro que favorecen al crecimiento de población de roedores. “Siempre conviviremos con los ratones, a pesar de la cantidad de recursos que invierten los municipios para controlarlos”, asegura.

Por su parte, el doctor Claudio Soto, director del Centro de Sustentabilidad de la Unab, destacó que en la capital se pueden ver con facilidad ratones en parques y en el Metro.

“Un estudio hecho en EE.UU. arrojó que hay una mayor probabilidad de ver un ratón en el Metro y en espacios verdes. Aquí ocurre lo mismo. El Metro les da refugio y los parques les entregan alimentos”, detalló.