Encuentran la posible tumba de Aristóteles

Sebastián Alburquerque

Martes 14 de junio de 2016

Arqueólogos hallaron lo que sería el mausoleo dedicado al influyente filósofo en Estagira, al norte de Grecia. 

Es difícil cuantificar la enorme influencia de Aristóteles en la vida moderna. Este filósofo que vivió 300 años antes de Cristo sentó las bases de lo que hoy consideramos el “sentido común”. Su trabajo en ramas tan diferentes del conocimiento, como la lógica, la retórica y la biología, moldearon el pensamiento de toda la humanidad. Y a pesar de toda su influencia, se conoce apenas una fracción de lo que Aristóteles escribió. Pero eso podría cambiar.

Konstantinos Sismanidi, un arqueólogo griego que realizó excavaciones en la ciudad natal de Aristóteles, cree haber encontrado el mausoleo donde descansan las cenizas del filósofo. “No tenemos pruebas, pero indicios muy fuertes que rozan la certeza”, dijo Sismanidi.

“No tenemos pruebas, pero sí indicios  muy fuertes que rozan la certeza”.

Las excavaciones se realizaron en la ciudad de Estagira, al norte de Grecia. En 1996 el equipo de arqueólogos se topó con un edificio que no coincidía con la antigüedad de los restos que lo rodeaban. Las monedas de la época de Alejandro Magno, quien fue discípulo del filósofo, indicaban que este hallazgo era mucho más antiguo que el resto de las excavaciones. Además, el techo de esta edificación fue cubierto con tejas de la fábrica oficial de la época, lo que indica que se trata de un edificio público.

Los arqueólogos llegaron a la conclusión de que el edificio encontrado se trataba probablemente de un mausoleo, y que era nada menos que la tumba de Aristóteles. Dos documentos antiguos, una traducción en árabe del siglo XI d.C. de una biografía del filósofo griego y el manuscrito No. 257 de la Biblioteca Marciana de Venecia, indicaban que los restos del pensador fueron trasladados a su ciudad natal en algún punto de la historia. Específicamente, pusieron sus cenizas en una urna de cobre y construyeron un altar en su honor.

LOS CIMIENTOS DEL MUNDO OCCIDENTAL

Aristóteles vivió entre los años 384 y 322 antes de Cristo, fue discípulo de Platón en Atenas y se convirtió en figura crucial para el surgimiento de la filosofía occidental. Su trabajo sobre la “Poética” sigue ofreciendo un profundo análisis sobre lo que funciona, y lo que no, en el teatro. Su tratado sobre la metafísica fue posteriormente adoptado por el cristianismo como la base moral de su religión.

Entre sus más relevantes acciones en vida se encuentra la creación del Liceo de Atenas, una institución donde impartía clases públicas y abiertas a la comunidad. De hecho, los escritos que se han encontrado del pensador corresponden a los apuntes que utilizaba para estas clases. Por el momento sus escritos más elaborados no se han encontrado y aún se piensa que están perdidos.

En 2014 una excavación encontró la tumba antigua más grande descubierta hasta ese momento, y se especuló que podría tratarse del mausoleo de Alejandro Magno. Pero posteriormente, arqueólogos aseguraron que se trataba de la sepultura de un compañero o pareja cercana al rey y conquistador.