Los billetes de muchos ceros que no compran nada

Sebastián Alburquerque

Lunes 13 de junio de 2016

En países donde la inflación los ha golpeado fuerte, suelen responder con emisiones de muy alta denominación, pero poco valor. Es el inútil poder adquisitivo de los papeles de más valor del mundo. 

Hasta hace unos meses, se podía tener en un bolsillo más de 100 trillones (miles de millones, en nomenclatura sajona) de dólares. Esto es un cien, seguido de doce ceros. Pero no se trata de dólares estadounidenses, sino que de dólares de Zimbabue, y cada uno de esos billetes equivalen a 40 centavos de dólar estadounidense, o 275 pesos chilenos.

El gobierno de Zimbabue retiró de circulación los billetes el año pasado. Con la idea de reforzar su moneda, cambiaron automáticamente las cuentas bancarias a dólares estadounidenses.
Hasta septiembre, fecha en que salieron de circulación, tenían el récord de ser el papel moneda de más alta denominación en circulación. Hoy, ese honor recae en el billete de 500 mil dongs de Vietnam, de apenas 23 dólares, unos 15 mil pesos chilenos.

100 trillones de dólares de Zimbabue son apenas 275 pesos.

El billete de 10 mil francos de Guinea es prácticamente un adorno. Cada uno de ellos se transa a un valor de 1,36 dólares. El caso venezolano es un ejemplo de rareza. Un billete de 100 bolívares tiene distintos valores de cambio, pero informalmente, se pude transar a 17 centavos (117 pesos chilenos).

Pero el que tiene un alto valor es el de 100.000 dram, de Armenia. Fue emitido conmemorando la fecha que el país pasó mayoritariamente al cristianismo, y es el billete de más alta denominación de Armenia. Equivalen a 208 dólares, o 143 mil pesos chilenos.

Otro billete de muy alto valor es el de 10 mil dólares de Singapur. Se traducen en 7 mil dólares, o 4 millones 800 mil pesos chilenos.