Mario Sepúlveda volvió a entrar a un socavón

El "minero animador" ingresó a un pique que es parte del Museo de los Volcanes y recordó los crudos momentos del encierro.

05 de julio 2011    por Nicole Salvatierra

  • Compartir

Chile conoció su histriónica personalidad desde las primeras imágenes que se obtuvieron de los 33 mineros bajo tierra. Y hasta que ocurrió el rescate el extravertido Mario Sepúlveda ofició como el animador de los trabajadores atrapados en la mina San José, en Copiapó.

A casi un año del dramático accidente el minero ingresó a un pique ubicado en la reserva ecológica Huilo Huilo, en la Región de Los Ríos, recordó los crudos momentos del encierro y reflexionó sobre la inseguridad laboral de los obreros.

Pero además se atrevió a desafiar al Gobierno a destapar "los secretos" y "mostrar también las imágenes crudas" del episodio para que "esto nunca más vuelva a ocurrir".

El ex obrero no dio detalles del contenido de las filmaciones pero aseguró que reflejan el paupérrimo estado en el cual se encontraban. "No era un reality. Fuimos víctimas de la irresponsabilidad de empresarios. Yo perdí toda mi dentadura, después de lo que viví no creo que me pueda pasar algo más trágico", subrayó.

OSCURIDAD

El reencuentro del minero con un pique ocurrió el sábado en la inauguración del Museo de los Volcanes, proyecto de la Fundación Huilo Huilo y ubicado a 56 kilómetros de Panguipulli.

"Si quedáramos atrapados aquí con esta humedad no duramos más de cinco días", aseguró Mario Sepúlveda a la prensa que lo acompañó durante el recorrido de 500 metros de largo.

En la simbólica ocasión el entusiasmo no abandonó al alegre ex operario. Aunque su tono varió a serio cada vez que habló del accidente en la mina atacameña. "El momento más duro fue cuando sentíamos el ruido de las sondas que no llegaban" recordó.

En un momento pidió apagar las cámaras para revivir la negrura natural del socavón. "Con esta oscuridad absoluta lo mejor que puede hacer un minero es no moverse", dijo. Por eso, contó, se hizo tan complicado para los 33 el intentar buscar una salida. No tenían otra opción que esperar por el rescate.

AGUA CON PETRÓLEO

Sepúlveda también aprovechó de dar una pequeña clase de labor minera, donde definió al casco como el mejor amigo. Mostró las diferentes funcionalidades y con él bebió agua del pique. "Ésta es limpiecita", dijo . "Nosotros tomamos agua contaminada con petróleo", siguió el relato, en un hecho que los 33 consideran un milagro puesto que sobrevivieron tomando agua infectada 17 días.

El traumático accidente y sorprendente rescate marcó un hito en la minería y en la historia. Chile y el mundo entero se admiraron del alto nivel de organización que los 33 tuvieron para subsistir. Peleas había, admitió Mario Sepúlveda, pero "eran discusiones que pasaban a segundo plano. En los setenta días adentro nacieron amistades estrechas y profundas". Entre esas el trabajador conserva lazos con Luis Urzúa, Florencio Ávalos y Yonni Barrios.

Hoy en día, Mario Sepúlveda realiza charlas motivacionales pero aquí confesó que, a pesar de todo, echa de menos la mina.

SERVICIOS

SUDOKU »

Nuestro desafío diario en versión PDF.

HOROSCOPO »

Chequea qué te depara el destino en el día de hoy.

OLAFO Y SERAPIO »

Revisa las aventuras de tu vikingo favorito.